Seguimos con el ciclo de entrevistas focalizadas en el sector de los Recursos Humanos y más concretamente a Director@s de Personas. Hoy charlamos con Xabier Larrañaga sobre el último año en el Departamento de Personas de Port de Tarragona.

¿Cómo ha cambiado la percepción sobre el Departamento de Personas en tu empresa, en el último año?

Las nuevas prioridades de las personas de la organización exigían un cambio de enfoque rápido. A las necesidades derivadas de la inseguridad que generaba la situación era necesario responder con iniciativas que reforzaran la cohesión y la confianza. Cada persona ha experimentado de forma distinta los cambios que se han producido y el esfuerzo en atender esa diversidad con nuevas soluciones ha sido muy valorado. En cierto sentido, la comunicación ha sido sin duda más intensa y hemos podido percibir una mayor confianza para transmitir inquietudes y propuestas positivas de índole particular y general que nos han ayudado a mejorar con mayor inmediatez.

¿Qué crees que debe aportar hoy la Dirección de Personas al Comité de Dirección?


A las funciones de una dirección de personas que todos identificamos tradicionalmente, creo que hoy deberíamos añadir la fundamental de garantizar un retorno a la normalidad (la que sea) que necesariamente pivote sobre dos ejes: efectividad y bienestar.

Nada cambiará en el hecho de que seguiremos siendo los responsables de atraer, potenciar y retener talento, generar un entorno satisfactorio y que motive y, evidentemente, con el foco en la mejor contribución a la estrategia de la empresa. Pero probablemente el nuevo escenario exigirá implementar nuevos canales de comunicación más fluidos y directos. Una mayor rapidez en la respuesta a las necesidades de los integrantes de la organización será también imprescindible. Pero, ante todo, habrá que promover un acercamiento más personalizado a las necesidades individuales, restando peso a las estrategias de patrón único tradicionales, algo que tendrá especial trascendencia y complejidad en el seno de las administraciones públicas.

¿Cuáles son las 3 competencias que más valoras en la selección de un Directivo para tu Empresa?

  1. Visión estratégica. La creciente competitividad que la globalización nos ha traído a todos los niveles, ha impactado muy especialmente al tráfico de mercancías y a los puertos y es imprescindible incorporar talento innovador para no quedarse atrás.
  2. Capacidad de transmitir confianza. Porque sabíamos que el cambio es permanente, pero hace sólo un año no podíamos imaginar las dimensiones y rapidez con que nos podía envolver. 
  3. Integridad y honestidad. Sin este binomio, generalmente más silencioso que otras competencias, no hay confianza ni liderazgo efectivo.

A nivel personal y profesional, ¿qué has aprendido durante estos meses?

A nivel personal, lo que ya sabes pero no sientes con tanta intensidad hasta que llega la pérdida de libertad o de seres cercanos: el valor de la familia y los amigos; de lo cercano, en definitiva.

En paralelo, en lo profesional, la verdadera dimensión del sentimiento de pertenencia a la organización y la necesidad de cuidar mucho la comunicación interna.